Los españoles suspenden en finanzas personales y solo el 35% recibe asesoramiento

El Asesor Financiero

Los españoles suspenden en finanzas personales y solo el 35% recibe asesoramiento

Los españoles suspenden en finanzas personales y, aunque la mitad de la población española cree que tener más conocimientos sobre economía y finanzas redundaría en un mayor rendimiento de su dinero, solo un 35% cuenta con la ayuda de un experto. Tal como demuestra el Barómetro “¿Cuánto sabemos de economía?”, elaborado por VidaCaixa y presentado en el marco del XI Foro de Comisiones de Control que organiza la entidad, seis de cada diez encuestados no sabrían por dónde empezar para elaborar un presupuesto personal.

Este porcentaje es especialmente alto entre los más jóvenes: el 70% de los millennials no sabrían hacerlo. En general, se acostumbra a llevar un registro de ingresos y gastos (el 74% lo controla) a través de la cuenta corriente, pero hay un menor control sobre deudas (69%) y ahorro (61%).

A pesar de que se consideran relevantes los principales consejos para realizar un buen seguimiento y optimizar las finanzas personales, la mayoría de ellos no lo llevan a la práctica. Aunque el 61% de los españoles afirman que consideran el ahorro como un hábito, solo la mitad revisa el importe que ahorran si suben sus ingresos. Así mismo, solo la mitad de los encuestados se cubren ante imprevistos para evitar desembolsos inesperados o pérdidas en sus ingresos. El 60% considera que contar con productos financieros para optimizar su fiscalidad es un buen consejo, pero no lo practican. Del mismo modo, el 55% es consciente que vale la pena invertir parte de los ahorros en productos financieros para conseguir una rentabilidad y que el dinero no pierda valor, pero no lo hacen.

Ocho de cada diez españoles no saben cuánto cobrarán al jubilarse

De la misma manera, el 60% de los encuestados saben que una buena estrategia de ahorro consiste en diversificar al máximo en distintos productos con diferentes niveles de riesgo. Sin embargo, un 34% asegura que no invertiría sus ahorros, a pesar de que eso implique que pierdan valor a largo plazo.

Más conocimiento, mejor gestión

Uno de cada cuatro españoles cree que su educación financiera es insuficiente y que suspendería en un examen de conocimientos generales sobre economía y finanzas.

Un 37% considera que aprobaría con un suficiente justo, un 34% cree que conseguiría un notable y solo el 5% se siente totalmente preparado y con un conocimiento excelente. Las personas de más de 55 años y las mujeres son las que tienen una peor percepción de su nivel de educación financiera.

Además, el 40% cree que el nivel general de conocimiento en España es muy bajo y siete de cada diez consideran que es inferior al de otros países europeos.

La mitad de los españoles creen que un mayor conocimiento de economía y finanzas les permitiría sacar un mayor provecho a su dinero, ya que proporciona más seguridad y autonomía. En este sentido, el 44% cree que, con más formación, dejaría de depender de otras personas en la toma de sus decisiones financieras. Así mismo, un 34% opina que controlaría mejor su economía personal, un 29% se atrevería a contratar productos financieros más complejos que ahora y un 31% podría planificar mejor su jubilación.

 Sabemos más de lo que creemos

A pesar de que está instaurada esta percepción negativa, siete de cada diez encuestados demuestran tener un buen conocimiento de conceptos básicos. Ante un cuestionario de 15 conceptos, el 67% es capaz de definir correctamente más de 10 de ellos. En el extremo opuesto, un 19% de la población solamente definiría correctamente un máximo de 5 conceptos.

Los conceptos más conocidos son aquellos que afectan de forma directa a un mayor número de personas y que tienen una mayor presencia en los medios de comunicación: tasa de paro, IVA, IBEX 35 e IRPF son términos conocidos para más del 75% de los españoles. También lo son otros términos básicos como inflación (el 70% lo define de forma correcta), PIB (67%) o prima de riesgo (70%). Lo mismo ocurre con aquellos vinculados a la contratación de productos financieros: Euríbor (el 72% lo identifica correctamente), Renta Fija (72%), Renta Variable (67%), Perfil de riesgo (70%), rentabilidad (70%), fiscalidad (67%) y bolsa de valores (67%). Los hombres de entre 36 y 55 años son los que muestran porcentajes más altos de conocimiento.

Sin embargo, el conocimiento de estos conceptos es mayoritariamente teórico. Por ejemplo, a pesar de que el 70% demuestra saber qué es la inflación, solo el 42% conoce la cifra de inflación prevista para los próximos años. El 50% dice no saber cuál es y el 8% da un valor incorrecto.

Unit Linked: el gran desconocido

En lo que se refiere a productos, prácticamente la totalidad de los españoles (81%) conocen productos de uso diario como las cuentas corrientes. Después de éstas, las hipotecas son el producto más conocido por los encuestados. Prácticamente la totalidad de los españoles (96%) saben cómo funcionan ésta y otras soluciones de financiación, como los préstamos personales o los créditos al consumo. Los planes de pensiones y los seguros de vida también se encuentran entre los más populares. Los conocen el 95% y el 96% de los encuestados, respectivamente. Los planes de pensiones, además, son el producto que más personas identifican correctamente con su uso real.

Los menos conocidos son los Unit Linked: el 74% no sabe lo que son y no ha oído hablar nunca de ellos. Tampoco los seguros vida-ahorro, como los PIAS y los SIALP, se encuentran entre los populares. Un 46% de los encuestados afirman tener un total desconocimiento de los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS) y los Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo (SIALP). Entre quienes sí los conocen, cerca de un 20% identifica erróneamente su uso como una solución de financiación o de gestión de sus cuentas del día a día. En el caso de los Unit Linked, este porcentaje asciende en torno al 30%.

La fiscalidad, una asignatura pendiente

También es destacable que existe desconocimiento sobre las ventajas fiscales que aportan algunos de estos productos. Por ejemplo, a pesar del amplio conocimiento que existe sobre los planes de pensiones, solo uno de cada tres encuestados acierta al destacar que desgravan en el momento de realizar aportaciones. Entre quienes conocen los PIAS y los SIALP, solo un 23% sabe que tienen ventajas fiscales sobre los rendimientos obtenidos. Por el contrario, un 34% apunta que las hipotecas pueden desgravar en la Declaración, a pesar de que solo tienen esta ventaja los préstamos hipotecarios firmados antes del 1 de enero de 2013. Así mismo, solo el 34% de quienes conocen los depósitos saben que estos productos no tienen ventajas fiscales.

A pesar de esta falta de información y de la mala percepción que los españoles tienen de su nivel de cultura financiera, uno de cada tres no se muestra interesado en conocer más detalles de estos productos.

La falta de conocimiento sobre temas fiscales se refleja también en cómo se hace la Declaración de la Renta. Seis de cada diez delegan el cumplimiento de este deber en otra persona. El 35% asegura que lo hace porque no sabría hacerlo por sí mismo. El mismo porcentaje lo delega para sentirse más seguro de que se formalizará sin errores y el 16% cree que de esta manera consigue un resultado más favorable. La comodidad (25%) o la falta de tiempo (10%) son opciones menos extendidas.

En la mayor parte de los casos, se delega en un asesor (24%) o se realiza a través del servicio de la propia Hacienda (21%).

Perdidos en materia de jubilación

La jubilación es otra gran asignatura pendiente. El 77% desconoce cómo se calcula la pensión pública de jubilación y ocho de cada diez no saben cuánto cobrarán al jubilarse. La percepción general es que la pensión será inferior al salario actual. Así lo cree el 60%. En este sentido, hasta siete de cada diez encuestados consideran que, sea cual sea el importe de la pensión, no será suficiente para vivir. Será necesario completar estos ingresos con ahorro privado. Sin embargo, ocho de cada diez no saben qué cantidad deberían ahorrar y solo el 15% ha usado alguna vez un simulador.

Tampoco hay un claro conocimiento del período mínimo de cotización y de la edad de jubilación. El 25% indica correctamente que es necesario haber cotizado un mínimo de 15 años para poder disponer de una pensión pública de jubilación, pero el mismo porcentaje señala que deben cotizarse 35 años para optar a ese derecho. Respecto a la edad de jubilación, solo un 24% indica los 67 años que establece la ley vigente. El 66% afirma que son 65 años o menos.

Aunque seis de cada diez encuestados confiesan no estar ahorrando en estos momentos para la jubilación, sí lo hacen el 29% de los millennials, el 40% de quienes tienen entre 36 y 55 años, y el 43% de los que hoy suman entre 56 y 65 años.

Una responsabilidad pública o personal

Existe un total consenso sobre la necesidad de mejorar el nivel de conocimiento actual: el 97% lo ve necesario. Sin embargo, los españoles reconocen ser poco proactivos y solo la mitad busca información para mejorar su formación sobre este tema.

La mayoría de ellos lo hacen en páginas webs especializadas, blogs (61%) y medios de comunicación (51%). Cuatro de cada diez se informan leyendo libros y otras publicaciones impresas. Un 35% tiene expertos a quien consultar y un 29% pregunta a su entorno más cercano. Los millennials, jóvenes que hoy tienen entre 18 y 35 años, y los hombres y mujeres de nivel socioeconómico más alto son quienes más parecen disfrutar de un aprendizaje autodidacta en esta materia.

Más allá del autoaprendizaje, el 81% considera que mejorar el nivel de cultura financiera es una responsabilidad pública. En este sentido, el 47% apunta que debería existir una formación accesible para todo el mundo sobre la materia, impartida por la Administración. El 44% cree que debería ofrecerse en las escuelas y un 21% opina que debería impartirse en las universidades, de forma independiente a los estudios que se cursen.

Por el contrario, un 39% cree que se trata de una responsabilidad personal. El 24% opina que es una cuestión de actitud, de tener inquietud y tratar de aprender de forma autodidacta, y un 22% considera que se debe transmitir un conocimiento de base a nivel familiar.

Deja un comentario

Menú de cierre