El ruido, “en Matrix”

Jaume Puig. CEO & CIO de GVC Gaesco Gstión y Gestor de Fondos de Inversión

El crecimiento y solidez de los beneficios empresariales son tan imponentes que ni la totalmente previsible subida de tipos ni los temas políticos recurrentes, como el italiano, ni las amenazas de guerra comercial chino norteamericanas consiguen hacer que la bolsa tenga descensos, más allá de meras oscilaciones moderadas en torno a los niveles de finales del año pasado

Hablemos del último tema de moda, la guerra comercial. En primer lugar, distingamos entre amenaza y realidad, ¿recuerdan la amenaza de tercera guerra mundial con Corea del Norte de hace escasamente cuatro meses?

En segundo lugar, debemos conocer bien el entorno empresarial. Sin duda las 84 reuniones con empresas cotizadas de todo el mundo que hemos tenido en lo que llevamos de año nos ayudan a ello.

¿Cómo es posible que el tema de la guerra comercial salga tan poco en las conversaciones con las empresas?

Al antiguo formato de empresa, con un centro de producción en un país y comercialización internacional, todo le afecta: los aranceles, las divisas, la política, etc. A las empresas cotizadas, que mayoritariamente disponen de centros de producción no ya en muchos países sino continentes, todas estas cuestiones pasan a ser temas menores. Estas empresas suelen disponer de los mecanismos de cobertura natural, de cercanía a sus mercados objetivo y de adaptabilidad al medio suficientes para hacerle frente. En ocasiones me acompaña la percepción de que el mundo empresarial es una especie de “matrix”, un mundo paralelo dentro de otro mundo.

No nos distraigamos, la fuerte subida de los beneficios empresariales debe terminar con una fuerte subida de las bolsas. Aprovechemos pues todos los ruidos para invertir.

 

Artículo publicado en La Vanguardia – Sección Dinero del domingo, 24 de junio de 2018

Deja un comentario

Menú de cierre